Noticias de Piñatas

MAESTRA ENSEÑA A SUS ALUMNOS MEDIANTE LA CREACIÓN DE PIÑATAS

MAESTRA ENSEÑA A SUS ALUMNOS MEDIANTE LA CREACIÓN DE PIÑATAS

Rosalina Romana Rivera es una chica de cabello café y ojos negros. Es simpática, artística y creativa. También es bonita y de muy baja estatura. Es una ‘persona’ pensante e investigadora. Y aunque Rosalina no es una persona de verdad, en la mente y en el corazón de una estudiante de primaria, Rosalina, con todas esas cualidades, bien podría serlo.

La creatividad de un grupo de alumnos de español de la Escuela Corbett Preparatory of IDS, en Tampa, se manifestó con la elaboración de piñatas con cajas de cartón y materiales de desecho.

La promotora de la idea es la maestra Alejandra Izquierdo, de 43 años. Ella emigró de Venezuela hace 11 años junto con su familia. En su país de origen fue maestra de niños con trastornos del lenguaje y deficiencias auditivas. En Estados Unidos obtuvo una Licenciatura en Desarrollo Infantil, entre otras capacitaciones profesionales.

“Cuando llegué aquí se me abrieron las puertas para continuar enseñando”, dijo Izquierdo a CENTRO Tampa.

En sus inicios en Tampa, Izquierdo impartió clases de español a adultos y luego surgió la oportunidad para dar clases en Corbett.

Izquierdo ha laborado para dicho centro educativo más de nueve años. En la actualidad enseña español desde kínder hasta quinto grado.

“He aprendido cosas y he descubierto cosas que me gustan hacer, que me gustan enseñar y que me apasionan”, afirmó la profesora.

Comentó que desde que vivió en Venezuela le gustaban las manualidades.

Izquierdo dijo que su gusto por las piñatas comenzó a sus 16 años cuando elaboró una para el cumpleaños de su madre en Venezuela.

“La piñata era una caja de regalo y la hice de papel maché y me quedó tan dura que nadie la podía romper”, dijo la maestra entre sonrisas. “Me convertí en la hacedora de piñatas de mi familia y de mis amigos”.

Sus alumnos en Corbett, al tener la oportunidad de ver la destreza en las piñatas de su maestra quisieron aprender a elaborarlas.

“Les dije a los (estudiantes) más grandes: después de que ustedes practiquen sus verbos, sus adjetivos y todas las estructuras para las que se tienen que prepararse, ustedes van a elaborar una piñata en grupos”, dijo Izquierdo. “La piñata va a ser una persona especial, como un compañero de clase que ustedes desearían tener, que sea el mejor compañero de clase”.

El proyectó comenzó a principios de abril. Los estudiantes no podían creer que de una caja podría salir una “persona”.

Inicialmente estudiaron la historia de la piñata.

“La primera piñata fue aparentemente en China y era por razones diferentes. Era como una vasija con formas de animales y ellos la usaban para prosperidad con las tierras, entonces tenían semillas adentro”, explicó Izquierdo. “Después que abrían la piñata, aparentemente las semillas las quemaban y se quedaban con las cenizas de la semilla. Ellos creían que eso les daba prosperidad”.

Se cree que Marco Polo llevó la piñata a Europa y después llegó a América.

“Se expande hacia México y hacia los países de Sur y Centroamérica”, dijo la docente. Fue en Italia donde se dice obtuvo su nombre, indicó.

A los niños les fascinó la historia y el significado de la piñata que les enseñó su maestra. “Niños que tienen raíces chinas o europeas o mexicanas o de otra parte lograron hacer la conexión con las piñatas y con sus propias fiestas”, afirmó Izquierdo.

Los estudiantes trabajaron en grupos. Elaboraron el diseño de la piñata en su cuaderno y escribieron las cualidades de su personaje utilizando los verbos que habían aprendido en español, así como los adjetivos.

Deberán también hacer una presentación entre sus compañeros y serán evaluados para determinar si cumplieron con las indicaciones. También corregirán los errores gramaticales.

“Al final se constata que ellos han aplicado los condiciones”, afirmó Izquierdo. “Con una cosa tan sencilla como una piñata, hemos trabajado todo”.

Los estudiantes incluyeron detalles. Si la piñata era artística, la bautizaron con el nombre una obra de arte; si era atlética, le pusieron una pelota de fútbol americano. Algunos nombres fueron: Juanita Ceña, El Macho Nacho, Soly por Solidaria. Al principio querían ponerles nombres como “John”, pero la maestra les pidió que fueran más creativos.

En total se han elaborado 36 piñatas. Más de 100 estudiantes de tercero, cuarto y quinto grados de la escuela participaron en la actividad.

Izquierdo está por decidir si las rompen como premio por terminar las clases de manera exitosa.

“Me parece maravilloso sacar de una caja cultura, creatividad, trabajo en equipo, conocimiento y pasión”, manifestó la profesora.

Alejandra Izquierdo enseñó a sus alumnos a través de la fabricación de piñatas el uso de verbos y adjetivos en español. Fotos: Daysi Danker

 

FUENTE: http://bit.ly/2qOY4ji

Comments

comentarios

About the author

Maria Alejandra Niño